¿Qué es la estructura financiera de una empresa?

Estructura financiera de una empresa

La estructura financiera de una empresa es un concepto clave que todo emprendedor o empresario debe conocer a fondo. Se trata de la composición del capital o recursos financieros que la compañía ha utilizado para llevar a cabo sus operaciones y generar beneficios. En otras palabras, es la manera en que la empresa ha obtenido el dinero que necesita para funcionar, crecer y alcanzar sus objetivos. 

Si quieres entender mejor cómo se financia tu negocio y tomar decisiones más acertadas, sigue leyendo. Desde Vannilo, te ayudamos a profundizar en este tema.

Concepto de estructura financiera de una empresa

La estructura financiera se refiere a la combinación de las diferentes fuentes de financiación de una empresa utilizadas para obtener los recursos necesarios que permitan su funcionamiento y desarrollo. 

Así mismo, estas fuentes pueden ser:

  • Internas: el capital aportado por los socios o los beneficios generados por la propia empresa.

  • Externas: préstamos bancarios o la emisión de deuda.

La estructura financiera refleja las decisiones que ha tomado la empresa sobre cómo financiar sus activos y operaciones. Estas decisiones tienen un impacto directo en el coste de capital, la rentabilidad, el riesgo financiero y la capacidad de crecimiento de la compañía.

Relación entre la estructura financiera y económica de una empresa

La estructura financiera y económica de una empresa son conceptos estrechamente relacionados, pero con diferencias significativas. Mientras la estructura económica se centra en la distribución y utilización de los recursos destinados a la producción y las operaciones de la empresa, la estructura financiera se enfoca en cómo se financian estos recursos. Esta última implica la combinación de deuda y capital propio a fin de respaldar la operación y el crecimiento del negocio.

Componentes clave de la estructura financiera de una empresa

La estructura financiera de una empresa está conformada por varios componentes que influyen en su funcionamiento y estrategia. Cada uno de estos son fundamentales para determinar cómo se financia la empresa y cómo se distribuyen las fuentes de financiación. 

Capital propio

Son aquellos que provienen directamente de los propietarios de la empresa y, como tales, no tienen que ser devueltos a terceros. Algunos ejemplos son:

  • Capital social: es el dinero aportado por los socios al momento de constituir la empresa o en ampliaciones posteriores.

  • Acciones y participaciones: representan la propiedad de los accionistas en la empresa. Los accionistas adquieren estas acciones o participaciones mediante inversión de capital y se convierten en propietarios de la empresa. 

  • Reservas: constituyen los beneficios generados por la compañía que no se han distribuido entre los socios, sino que se han reinvertido en el negocio.

  • Beneficios retenidos: son las ganancias generadas por la empresa que no han sido distribuidas entre los accionistas. Estos beneficios se mantienen en la empresa y se reinvierten en el negocio, se utilizan para el crecimiento y la expansión de la empresa. 

El capital propio otorga mayor solidez y autonomía financiera a la empresa, ya que no generan obligaciones de pago a terceros. Sin embargo, su disponibilidad es más limitada que la de los recursos ajenos.

Recursos ajenos

Los recursos ajenos, también llamados pasivo exigible, son aquellos que la empresa ha obtenido de terceros y que, por tanto, deben ser devueltos en un plazo determinado. Estos recursos generan un coste financiero para la empresa, ya sea en forma de intereses o de otros gastos asociados. Dentro de esta categoría, tenemos:

  • Préstamos bancarios: dinero prestado por entidades financieras que debe ser devuelto en un plazo establecido y con unos intereses acordados.

  • Créditos comerciales: financiación proporcionada por los proveedores al permitir el pago aplazado de las compras realizadas.

  • Emisión de deuda: títulos emitidos por la empresa, como obligaciones o bonos, que representan una deuda con los inversores que los adquieren.

Tipos de deuda

  • Deuda a largo plazo: es una forma de financiación externa que la empresa obtiene a través de préstamos a largo plazo. Esta deuda se utiliza para financiar proyectos de inversión a largo plazo, como la adquisición de activos fijos o la expansión del negocio. 

  • Deuda a corto plazo: se emplea con el objetivo de financiar necesidades de liquidez temporales o cubrir gastos operativos. La empresa debe administrar adecuadamente esta deuda con el fin de mantener un equilibrio financiero y evitar problemas de liquidez.

Los recursos ajenos permiten a la empresa acceder a una mayor cantidad de financiación y llevar a cabo proyectos más ambiciosos. No obstante, un exceso de endeudamiento pondría en riesgo la solvencia y la estabilidad financiera de la compañía.

¿Cómo elegir la estructura financiera adecuada para tu empresa?

La elección de la estructura financiera correcta es vital para el éxito y la sostenibilidad de tu negocio. A continuación, analizaremos en detalle estos aspectos y cómo evaluarlos a la hora de determinar la mejor opción.

Coste de la financiación

Uno de los primeros factores a tener en cuenta son los tipos de interés actuales y su impacto en tu capacidad para obtener financiación. Evalúa detenidamente las tasas ofrecidas por los bancos y otras instituciones financieras, así como los términos y condiciones asociados a dicha financiación. Busca opciones que se ajusten a tu presupuesto y que no supongan una carga excesiva.

Tamaño y etapa de crecimiento de la empresa

Analiza si la estructura financiera elegida es apropiada para el nivel de desarrollo actual de tu negocio y si se adaptará a tus necesidades específicas a medida que la compañía crezca. Ten en cuenta los planes de expansión y asegúrate de que la estructura financiera sea lo suficientemente flexible para respaldar ese crecimiento.

Equilibrio entre capital propio y deuda

Encontrar el equilibrio financiero adecuado entre el capital propio y la deuda es esencial para la estabilidad y la salud financiera de tu empresa. Una proporción equilibrada garantizará que puedas hacer frente a tus obligaciones de pago sin comprometer la solvencia de tu negocio. Considera los riesgos asociados con un apalancamiento excesivo y busca una estructura que te permita mantener un nivel de endeudamiento manejable.

Impacto de la política fiscal

Evalúa detenidamente cómo los impuestos afectan a las diferentes alternativas de financiación y cuál es su impacto en tus resultados financieros y fiscales. Aprovecha los beneficios y deducciones disponibles, asegurándote de cumplir con todas las obligaciones tributarias asociadas a la estructura elegida.

Características de la industria

Por último, considera las particularidades del sector en el que opera tu empresa. Algunas industrias requieren de una mayor inversión de capital inicial, mientras que otras permiten más apalancamiento financiero. Analiza las prácticas comunes en tu sector y evalúa cómo las diferentes estructuras financieras han funcionado en empresas análogas a la tuya.

En definitiva, la elección de la estructura financiera de una empresa requiere un análisis cuidadoso de múltiples factores. Evalúa el coste de la financiación, considera el tamaño y la etapa de crecimiento de tu empresa, busca un equilibrio entre capital propio y deuda, ten en cuenta el impacto de la política fiscal y analiza las características de tu industria. Al ponderar estos aspectos de manera integral, podrás tomar una decisión estratégica que se ajuste a las necesidades específicas de tu negocio y siente las bases para un crecimiento sostenible a largo plazo.

Compartir en Facebook
Twittear
Compartir en LinkedIn

Artículos más leídos

inversion oro
Inversión

Invertir en oro

Invertir en oro consiste en comprar oro al precio que está en ese momento y venderlo por un valor mayor con el fin de conseguir, de este modo y con

Leer más »
patrimonio neto
Ahorro

¿Qué es el patrimonio financiero?

Cuando se habla de patrimonio financiero viene a englobar a ese conjunto de bienes, derechos y obligaciones que posee una empresa. Así mismo, sucede en el caso personal o individual

Leer más »
pignoracion de acciones
Sin categoría

Pignoración de acciones

Toda inversión genera un riesgo. Por eso, es necesario conocer de qué se trata, cuáles son sus ventajas y cuándo es conveniente hacer la inversión. Así podrás reducir las probabilidades

Leer más »

Deja un comentario

guia libertad financiera

¡Tenemos un regalo para ti! 🎁



¡Descarga la guía con 'Los 7 Pasos para Alcanzar la Libertad Financiera',
suscribiéndote a nuestra newsletter!



Login

Acceso usuarios